martes, 8 de junio de 2010

Clarín disfraza de nota periodística la respuesta institucional del Grupo en la causa Noble Herrera

Dando por sentado que todos los lectores saben que los Noble Herrera son hijos adoptivos de la dueña de Clarín, el diario trata de instalar que los derechos humanos son violados constantemente en la causa en la que se investiga el origen de Felipe y Marcela. Es así que en la página 16 de la edición dominical del 6 de junio una nota sin firma busca supuestas irregularidades en la causa y narra una persecución más cercana a una película de Indiana Jones que a la cobertura de un diario serio.
La nota se titula ¨Revelan más datos de la persecución a los hermanos Noble Herrera¨, abarca toda la página y contiene una foto que acompaña a un recuadro con los antecedentes de la causa y fotocopias de la causa donde se resalta con marcador amarillo las palabras que al diario le parecen llamativas.
La única fuente de la nota son los abogados de los hijos de Ernestina. Los dichos de los profesionales no son contrastados con la otra parte del juicio, ni con testigos de la situación narrada.
Ya en el primer párrafo se califica de vejatorio el procedimiento judicial encabezado por la jueza Arroyo Salgado. Teniendo en cuenta que no hay periodista que se haga cargo del calificativo, debemos inferir que es la opinión del matutino que por lo tanto disfraza de nota periodística la respuesta institucional que el Grupo Clarín ofrece como versión de los hechos. Es la única manera de entender una nota sin ninguna clase de investigación ni de cotejo con otras fuentes que avalen la crónica.
La nota cuenta la perplejidad de los abogados de los Noble Herrera ante la rapidez de la Justicia, contradiciendo el discurso mediático de la supuesta lentitud habitual de estos procedimientos. Tampoco se hace alusión a los 9 años en que la causa estuvo dormida por la responsabilidad del juez Bergesio. Clarín parece extrañar a un juez tan apacible.
La hipóteis del diario es que la jueza ya tenía la orden de allanamiento preparada, lo que es una obviedad: hasta las piedras del juzgado sabían que los Noble Herrera no aceptarían dar sangre. La rapidez de la jueza aseguró la obtención de la prueba que es la finalidad principal de cualquier operativo judicial.
No contento con esto, Clarín trata de victimizar aún más a los hijos de Ernestina describiendo una cinematográfica persecución, con policías de civil, sonidos de sirenas, hombres de negro sin identificación y armas largas. Este lujo de detalles no salía en Clarín en la época en que estos operativos eran habituales pese a no contar con la orden de ningún juez. Para terminar, los abogados de Clarín anticipan que recusarán a la jueza en todos los fueros, no sea cosa que su ejemplo cunda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada